Instrucciones de manejo de los paneles aislados: embalaje, trasporte y almacenamiento

1. EMBALAJE Y PROTECCIÓN DE LOS PANELES AISLADOS METÁLICOS

Se transcribe integralmente el punto 9.9.1 de la norma UNI 10372:2004. “Para mantener la durabilidad en obra, los elementos metálicos para cubiertas no tienen que ser dañados durante las operaciones de almacenamiento, transporte, manipulación y colocación. Se aconseja tener sistemas de protección momentánea de los productos relativamente a las prestaciones, sobre todo de carácter estético, solicitadas. Durante las fases de fabricación los materiales indicados están generalmente protegidos con un film de polietileno (adhesivo o en simple contacto) o con otro tipo de soluciones. Durante las fases sucesivas se tendrán que adoptar precauciones para garantizar los siguientes aspectos:

– protección de la superficie contra fenómenos de abrasión, sobre todo durante la manipulación;

– protección de los cantos y de los bordes contra golpes y aplastamientos;

– protección contra el estancamiento de agua o humedad condensada;

– protección de los elementos sobre los cuales está el peso de todo el paquete, o de paquetes agrupados, contra deformaciones permanentes.

Las chapas perfiladas y los paneles generalmente se embalan en paquetes. El número de piezas del paquete está preparado para que el peso total del paquete esté en los límites impuestos por los medios de elevación y transporte disponibles. Generalmente los materiales utilizados para el embalaje son: madera, materiales plásticos expandidos, cartón, film de polietileno (termoretráctil o extensible) u otros; las sujeciones se realizan con flejes (nunca con cables de acero) y adecuadas protecciones (cantoneras, etc.). Los flejes no se tienen que utilizar como eslingas para la elevación.” Además se aconseja prever, indicándolos oportunamente, los puntos de agarre para las posteriores operaciones de desplazamiento y elevación. Por ejemplo y sin limitarse a ello, el sistema de apoyo para los paquetes de producto puede estar constituido por viguetas de material plástico expandido o de madera seca o también por materiales compuestos, colocados a distancia entre ejes adecuados a las características del producto. El embalaje tendrá que definirse oportunamente en la fase de pedido en función de las modalidades de transporte (por ejemplo jaula o caja para transportes que tengan transbordos, transportes por tren o por mar). En relación a las prestaciones que se requieren al producto, se tendrá que tener en cuenta un adecuado tipo de embalaje. Los paquetes se prepararán según parámetros preestablecidos por el fabricante. Eventuales diferentes subdivisiones de los elementos y/o empaquetados particulares, en relación a específicas necesidades de la Compradora, se tendrán que concertar al presentar el pedido.

2. TRANSPORTE DE LOS PANELES SANDWICH

Se transcribe integralmente (texto en letra cursiva) el punto 9.9.2 de la norma UNI 10372:2004. “El transporte de los paquetes se debe hacer con medios idóneos de manera que:

– el apoyo de los paquetes sea sobre distanciadores, de madera o de materiales plásticos expandidos, colocados a una distancia entre ellos adecuada para las características del producto;

– el plano de apoyo sea compatible con la forma del paquete (plano si el paquete es plano, si el paquete es curvo se tiene que crear un apoyo que pueda mantener la misma curvatura):

– la superposición de los paquetes debe realizarse siempre poniendo entre uno y otro oportunos distanciadores, si no están en el embalaje, de madera o de materiales plásticos expandidos;

– los paquetes no deben tener voladizos mayores de 1 m;

– tienen que estar claramente indicados sobre los paquetes los puntos donde se tienen que eslingar para izarlos, si dichos puntos no son identificables de otra manera;

– se respete cualquier otra eventual prescripción del fabricante.

En particular se deben posicionar los paquetes en plano y poner, debajo de los paquetes, distanciadores de madera o de material plástico expandido de oportunas dimensiones y en número adecuado, posicionados con una perfecta alineación vertical. El transportista deberá amarrar los paquetes al medio de transporte mediante ataduras trasversales con correas puestas a distancia entre ejes como máximo de 3 m y de todas formas cada paquete deberá tener por lo menos dos ataduras trasversales. La carga debe viajar siempre cubierta y sobre todo tiene que ser impermeable el lado expuesto al sentido de marcha. La Compradora que se encarga de recoger la mercancía deberá instruir a los conductores. La mercancía se deberá cargar sobre una plataforma despejada y limpia. No se aceptarán cargas sobre vehículos ya parcialmente ocupados por otros materiales o con plataforma que no sea idónea. La mercancía sobre los vehículos se colocará siguiendo las disposiciones del transportista, que es el único responsable de la integridad de la carga, el cual deberá prestar especial atención para que el peso sobre el paquete inferior, así como la presión ejercida por los puntos de amarre, no causen daños y las correas no causen deformaciones del producto. Condiciones particulares de carga podrán ser aceptadas solo a través de propuesta por escrito de la Compradora, que asume la completa responsabilidad.

3. ALMACENAMIENTO DE LOS PANELES AISLADOS

Se transcribe integralmente el punto 9.9.3 de la norma UNI 10372:2004.

“La forma de los elementos está estudiada también para consentir el almacenamiento con superposición, en vistas de reducir el volumen de almacenamiento y transporte; de todas formas procurar con al superponer no se produzcan daños a las superficies. Los paquetes tendrán que estar siempre levantados del suelo tanto en el almacén y sobre todo en la obra; deben tener apoyos de madera o materiales plásticos expandidos de superficies planas de longitud mayor que el ancho de las planchas, a distancia adecuada para las características del producto. El plano de apoyo tiene que ser compatible con la forma de los paquetes: plano si el paquete es plano, si el paquete es curvo se tendrá que crear un apoyo capaz de mantener la misma curvatura. Los paquetes tienen que almacenarse en lugares no húmedos, porque de otra manera se producirán, en los elementos internos menos ventilados, estancamientos de agua de condensación que es particularmente agresiva sobre los metales, con consecuente formación de oxidación (por ejemplo oxido blanco para el zinc). Los paquetes tendrán que depositarse de manera que se facilite el flujo de las aguas, sobre todo cuando sea necesario proceder al almacenamiento provisional a la intemperie. Si el almacenamiento no se realiza de forma rápida desde cuando se recoge el material para colocarlo, es oportuno recubrir los paquetes con lonas de protección. Cabe prestar atención a eventuales fenómenos de corrosión electroquímica que se crean por contactos entre metales diferentes también durante el periodo del almacenamiento. Generalmente se prefiere no apilar los paquetes; en el caso en que se considere posible apilarlos por su bajo peso, es necesario poner entre ellos siempre distanciadores de madera o materiales plásticos expandidos con una base de apoyo que sea la más amplia posible y en número adecuado, colocados siempre en correspondencia de los apoyos de los paquetes subyacentes . 
Las mejores condiciones de almacenamiento se tienen en lugares al cubierto, con ligera ventilación, sin humedad y sin polvo. De todas maneras, en particular para el almacenamiento en obra, es necesario predisponer un adecuado plano de apoyo estable, que no permita el estancamiento de agua.
 El posicionamiento de los paquetes no deberá efectuarse en lugares próximos a donde se realicen trabajos (por ejemplo: corte de metales, chorreado con arena, pintura, soldadura, etc.) ni tampoco en lugares en los que el tránsito o la parada de medios operativos pueda provocar daños (choques, salpicaduras, gases de escape, etc.). Se podrán superponer un máximo de tres paquetes, con una altura de 2,6 metros más o menos, y en este caso es necesario aumentar de manera adecuada los soportes. Si los materiales están recubiertos con film protector, dicho film se tendrá que quitar completamente en la fase de montaje y de todas maneras no más allá de 30 (treinta) días desde la fecha de preparación de los materiales siempre y cuando los bultos se guarden en un lugar a la sombra, al cubierto, ventilado y protegido de todo tipo de intemperie. Deberán respetarse otras eventuales indicaciones del Proveedor. Sobre la base de los conocimientos acumulados, para mantener las prestaciones originales del producto, es oportuno, respetando de las presentes normas, no superar los seis meses de almacenamiento continuo en ambiente al cubierto y ventilado, mientras que el periodo de almacenamiento a la intemperie, nunca debe superar las dos semanas. De todas maneras los materiales deberán estar siempre protegidos de la luz solar directa ya que dicha luz puede provocar alteraciones. En caso de protección con lonas, es necesario asegurar la impermeabilidad y una adecuada aireación para evitar estancamientos de condensados y la formación de bolsas de agua.

4. IZAJE Y DESPLAZAMIENTO DE LOS PANELES AISLADOS

Se transcribe integralmente el punto 9.9.4 de la norma UNI 10372:2004. “Los paquetes siempre se tienen que eslingar por lo menos en dos puntos, distantes entre ellos no menos de la mitad de la longitud de los propios paquetes.

El izado se tiene que efectuar con eslingas tejidas con fibra sintética (nylon) anchas no menos de 10 cm para que la carga en la eslinga esté distribuida y no cause deformaciones. Deben utilizarse adecuados distanciadores colocados debajo y encima del paquete, constituidos por sólidos elementos planos de madera o de material plástico, que impidan el contacto directo entre las eslingas y el paquete. Estos distanciadores tienen que ser largos por lo menos 4 cm más que la longitud del paquete y anchos no menos que la eslinga. De todas maneras los distanciadores inferiores deben tener un ancho suficiente para evitar que el peso del paquete cause deformaciones permanentes a los elementos inferiores. Cabe prestar atención para que las sujeciones y los soportes no puedan moverse durante el izado y los movimientos deberán efectuarse con atención y gradualmente. El posicionamiento de los paquetes sobre la estructura de la cubierta se tiene que efectuar solamente sobre planos idóneos para aguantarlos, tanto por resistencia como por condiciones de apoyo y de seguridad también en relación a los otros trabajos en curso. Se aconseja pedir siempre a la dirección de los trabajos la autorización para depositar los paquetes.”

Los elementos deberán manipularse siempre utilizando adecuados medios de protección (guantes, zapatos de seguridad, ropa de trabajo, etc.), con arreglo a las normativas vigentes. El desplazamiento manual de un solo elemento siempre se tendrá que efectuar levantando el elemento sin arrastrarlo sobre aquél inferior y girándolo en vertical para que quede al lado del paquete; el transporte tendrá que ser efectuado por lo menos por dos personas en función de la longitud, manteniendo el elemento en vertical (véase la figura). Los equipamientos de agarre, así como los guantes de trabajo, tendrán que estar limpios y deberán ser tales que no causen daños a los elementos. No se aconseja el uso de carretillas elevadoras para desplazar los elementos, ya que se podrían causar daños. Los paquetes depositados en altura deberán estar siempre adecuadamente sujetados a las estructuras.

LEA TAMBIÉN: NUESTRO BLOG 

WhatsApp WhatsApp Us